Producimos, comercializamos y exportamos aceite de oliva virgen extra
desde España a Europa y al resto del mundo. Tienda online

0item(s)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Product was successfully added to your shopping cart.
5

Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

  • La 'dieta mediterránea', rica en virgen extra, puede reducir el riesgo de cáncer de mama hasta en un 30%

    La 'dieta mediterránea', rica en virgen extra, reduce el riesgo de cáncer de mama hasta en un 30% La 'dieta mediterránea', rica en virgen extra, puede reducir el riesgo de cáncer de mama hasta en un 30%

    La 'dieta mediterránea', rica en aceite de oliva virgen extra, tiene un importante efecto protector frente al riesgo de desarrollar un cáncer de mama. Así lo concluye el Estudio EpiGEICAM, coordinado por la investigadora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, Marina Pollán, financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer y desarrollado dentro del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM).

    Este proyecto de investigación colaborativo a nivel nacional, financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer desde 2006 con 300.000 euros, analiza la relación entre la dieta y el desarrollo de cáncer de mama.

    De las conclusiones del estudio de investigación publicado en el British Journal of Cancer (BJC), se extrae que el consumo de alimentos de la 'dieta mediterránea' puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama hasta en un 30% en un cierto subtipo de tumores.

    Por el contrario, la dieta occidental es la más perjudicial para desarrollar cáncer de mama y, lo que es más preocupante, es la dieta más frecuente en las mujeres jóvenes.

    Por su parte, no se ha podido constatar que la “dieta prudente” esté relacionada ni con una mayor ni con una menor probabilidad de desarrollar cáncer de mama, a pesar de lo que podía pensarse en un principio, por ser la que menos grasa tiene.

    Se conoce como 'dieta mediterránea' al modo de alimentarse basado en una idealización de algunos patrones dietéticos de los países mediterráneos, especialmente España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Malta.

    El 16 de noviembre de 2010 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco en una denominación conjunta de España, Grecia, Italia y Marruecos.

    Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva virgen (y virgen extra, ambos 100% zumo de aceituna) como grasa principal, el vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

     

  • El aceite de oliva se gana un reconocimiento mundial

    El Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultura Inmaterial de la Humanidad, reunido en Nairobi (Kenya) ha declarado la Dieta Mediterránea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

    España, Grecia, Italia y Marruecos presentaron conjuntamente la candidatura, que ha sido coordinada a nivel técnico por la Fundación Dieta Mediterránea, con sede en Barcelona.

    Los estudios epidemiológicos muestran que la 'dieta mediterránea', rica en frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado azul, vino, especialmente el vino tinto, y aceite de oliva virgen, disminuye el riesgo cardiovascular.

    La 'dieta mediterránea', rica en aceite de oliva virgen, mejora los principales factores de riesgo cardiovascular, incluyendo el perfil lipídico, la presión arterial, el metabolismo de la glucosa y el perfil antitrombótico. Además, dicha dieta modula positivamente la función endotelial, la inflamación y el estrés oxidativo. Algunos de estos efectos se atribuyen a los componentes menores presentes en el aceite de oliva virgen, por lo que en la definición de 'dieta mediterránea' debería incluirse dicho alimento.

    Diferentes estudios observacionales, realizados en seres humanos, han probado que la grasa monoinsaturada puede proteger del deterioro cognitivo, relacionado con el envejecimiento y con la enfermedad de Alzheimer.

    Se ha demostrado que los constituyentes minoritarios presentes en el aceite de oliva virgen son biodisponibles en seres humanos, teniendo capacidad antioxidante y modificando favorablemente la función arterial y la hemostasia, por sus propiedades antitrombóticas.

    En países con poblaciones que mantienen la típica 'dieta mediterránea', y donde el aceite de oliva virgen es la principal fuente de grasa, como ocurre en España, Grecia e Italia, la incidencia de cáncer es menor que en los países del Norte de Europa.

    El efecto protector del aceite de oliva virgen podría ser más importante en las primeras décadas de la vida, lo que aconseja que su consumo se inicie antes de la pubertad y se mantenga a lo largo de la vida.

    Los estudios más recientes apoyan de modo consistente que la 'dieta mediterránea', basada en el consumo de aceite de oliva virgen, se acompaña de un envejecimiento saludable y aumenta la longevidad.

    .

2 artículo(s)