Producimos, comercializamos y exportamos aceite de oliva virgen extra
desde España a Europa y al resto del mundo. Tienda online

0item(s)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Product was successfully added to your shopping cart.
5

obesidad

  • España, líder europeo en sobrepeso infantil

    España, líder en obesidad infantil en Europa España, líder en obesidad infantil en Europa | iloveaceite

    La obesidad infantil se sitúa como el principal problema de salud de los niños en el mundo desarrollado. Entre las cifras manejadas, España sobresale como uno de los países europeos con el índice más alto de sobrepeso. En este sentido, el porcentaje asciende hasta el 44,5% de españoles entre 6 y 9 años con exceso de peso y un 18% sufre obesidad.

    La mala alimentación desde una temprana edad puede generar problemas tan dispares como el déficit de atención, ansiedad, frustración y falta de comunicación, entre otros. Lo que se traduce en el desarrollo de malos hábitos del niño desde edades muy tempranas, inconvenientes a los que se suman al riesgo de padecer determinadas patologías tales como la obesidad, el asma o la hipertensión.

    Sants Institut, centro médico estético acreditado por la Generalidad de Cataluña, explica la importancia de asegurar a los niños una dieta equilibrada acorde a sus necesidades para garantizar un desarrollo adecuado.

    “Es fundamental mantener un control médico de la alimentación desde la infancia para facilitar que el crecimiento sea óptimo y que cada niño interiorice ciertos hábitos que mantendrá el resto de su vida”, explica el Dr. Jacobo García-Rojas, Director médico de Sants Institut, quien añade que: “Hay que prestar especial atención a la ingesta diaria de los niños, que debe ser completa en proteínas, hidratos, frutas y verduras, con alimentos que aporten la mayor cantidad de nutrientes prescindiendo de las grasas, especialmente las saturadas”.

    Sants Institut, hace hincapié en los riesgos a largo plazo que produce una disminución calórica o una alimentación que no tenga la suficiente cantidad de vitaminas y minerales necesarios para el organismo. El desarrollo cerebral de los niños con este tipo de carencias se ve truncado, propiciando enfermedades del corazón, trastornos del sueño u osteoporosis.

    “Es posible que la alimentación que se da a los niños no sea escasa, pero si inadecuada, con alto nivel de hidratos o grasas de mala calidad, por lo que se aconseja a los padres acudir a revisiones con médicos especializados que conciencien sobre los beneficios de una correcta nutrición y cómo conseguirla”, finaliza el Dr. Jacobo García-Rojas, Director médico de Sants Institut.

  • La Dieta Mediterránea favorece las bacterias intestinales beneficiosas para prevenir la obesidad

    lLa Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva virgen extra, favorece el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas para prevenir la obesidad | iloveaceite News lLa Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva virgen extra, favorece el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas para prevenir la obesidad | iloveaceite News

    Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC), del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, y del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER), del Instituto de Salud Carlos III, han demostrado la importancia de la Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva virgen extra, en el desarrollo de bacterias intestinales que reducen el riesgo de padecer obesidad. Este modelo de alimentación aumenta la población de microorganismos beneficiosos que previenen la aparición de alteraciones derivadas del sobrepeso, en especial, la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Por este motivo, los expertos consideran que la Dieta Mediterránea puede ser una herramienta útil para tratar o corregir los desequilibrios propios de la obesidad y sus consecuencias.

    La flora bacteriana del intestino o microbiota está formada por miles de especies de microorganismos. La mayoría de ellos son beneficiosos aunque también los hay perjudiciales. Con el paso de los años, la variedad de microbios saludables se pierde por diversas causas, entre ellas, cambios en la dieta o el uso de antibióticos.

    Según constatan diversos estudios clínicos, este desequilibrio en la composición microbiana puede desencadenar problemas cardiovasculares y enfermedades como la obesidad y sus consecuencias. Entre éstas destaca el denominado síndrome metabólico, un conjunto de patologías como hipertensión, aumento de triglicéridos, niveles bajos de colesterol bueno o HDL y diabetes.

    Los investigadores han demostrado que esta población bacteriana se mejora a través del modelo nutricional mediterráneo. “El consumo de esta dieta, a largo plazo, puede corregir la alteración de la flora intestinal, ya que aumenta los microbios beneficiosos”, explica a la Fundación Descubre el responsable de este proyecto, Francisco Pérez-Jiménez, del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica.

    El experto considera que la posibilidad de modificar la microbiota es útil para prevenir las alteraciones derivadas de la obesidad. “Las personas que sufren síndrome metabólico, por su desequilibrio bacteriano, ganan peso en mayor proporción de lo que se espera por el consumo de calorías. En esta situación, la dieta mediterránea se convierte en un mecanismo que puede reducir el riesgo de padecer esas enfermedades”, asevera el investigador.

    La ‘batalla’ de las dietas

    Para alcanzar estas conclusiones, que se recogen en el artículo ‘The gut microbial community in metabolic syndrome patients is modified by diet’, publicado en la revista Journal Nutrition Biochemistry, los científicos realizaron un estudio con 239 pacientes con enfermedad coronaria. De ellos, 128 padecían síndrome metabólico mientras que el resto, 101, no presentaba dicha patología.

    Durante dos años, ambos grupos se sometieron a dos dietas saludables. Por un lado, la mediterránea y, por otro, la recomendada por la Sociedad Americana de Cardiología, y la mayoría de países anglosajones, que se diferencia de la primera por su menor contenido en grasa.

    Después de 24 meses, las personas con síndrome metabólico que habían seguido el modelo mediterráneo mostraban un crecimiento de las bacterias beneficiosas y una reducción de las dañinas, situación que no se produjo en los pacientes alimentados según el patrón anglosajón.

    El estudio también confirmaba que los enfermos con síndrome metabólico presentaban un desequilibrio en la proporción de bacterias, con menor cantidad de población saludable. “En estos pacientes, el consumo de la dieta mediterránea restaura los niveles de microorganismos beneficiosos que se igualan a los de las personas que no padecen estas alteraciones metabólicas”, explica el investigador Antonio Camargo García, del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica.

    Alternativa al trasplante de bacterias

    El uso de la dieta supone, además, que la modificación de la microbiota sea estable, es decir, que la sustitución de bacterias perjudiciales por las buenas no sea transitoria. Éste es el principal problema del trasplante de bacterias intestinales, un procedimiento que, según han demostrado estudios recientes, es válido para adelgazar. “Algunas investigaciones han confirmado que si ponemos bacterias de una persona delgada en otra obesa, ésta pierde peso. Sin embargo, es un efecto transitorio porque, con el tiempo, esos microorganismos desaparecen”, explica Pérez-Jiménez.

    Con la Dieta Mediterránea, los expertos han demostrado que la flora intestinal se mantiene inalterable durante dos años por lo que, indican, puede ser una vía para mejorar la obesidad y sus complicaciones.

    A partir de este estudio, financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, se abren nuevas líneas de investigación para analizar otros posibles mecanismos que pueden ser modificados a través de la dieta. En concreto, los expertos trabajan ya en el metabolismo de la glucosa con el objetivo de mejorar la sensibilidad a la insulina y la diabetes.

    Referencia:

    Carmen Haro, Sonia García-Carpintero, Juan F. Alcalá-Díaz, Francisco Gómez-Delgado, Javier Delgado-Lista, Pablo Pérez-Martínez, Oriol A. Rangel Zúñiga, Gracia M. Quintana-Navarro, Blanca B. Landa, José C. Clemente, José López-Miranda, Antonio Camargo, Francisco Pérez-Jiménez. (2015). ‘The gut microbial community in metabolic syndrome patients is modified by diet’. Journal Nutrition Biochemistry. http://dx.doi.org/10.1016/j.jnutbio.2015.08.011

  • 1 de cada 2 adultos españoles es obeso

    La obesidad es una de las principales causas de mortalidad en las sociedades desarrolladas, lo que aparentemente es un mero inconveniente estético se convierte en un grave problema que debe ser observado con la atención y profesionalidad que sólo los especialistas pueden ofrecer.

    España rebasa la frontera del 60% de la franja del sobrepeso, situándose como uno de los países más obesos del mundo y confirmando que uno de cada dos adultos españoles tiene exceso de peso, según el Ministerio de Sanidad.

    En el último Informe sobre Riesgos de Salud a nivel Global, se identifica la obesidad y el sobrepeso como la tercera causa tanto de pérdida de años de salud, como de muerte. Resultados alarmantes, vinculados al alto grado de incidencia de los problemas de obesidad entre la población adolescente, e incluso, infantil.

    En una encuesta reciente, realizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), en la que ha participado una muestra de casi 3.000 personas, se ha detectado que el 81% de los españoles fracasan al hacer una dieta. La media de pérdida de peso que buscan es de 10 kilos en 5 meses, teniendo como principales motivaciones sentirse sanos (82.8%), vestirse mejor (85.65) y equilibrar su estado emocional (78.8%).

    El Instituto de Obesidad, ha llevado a cabo un análisis, de los factores de éxito y de fracaso en los procesos de adelgazamiento, aconsejando siempre las dietas sanas y equilibradas en el tiempo, siempre supervisadas por los especialistas.

    ¿Porqué los españoles obesos que quieren no pueden perder peso?

    En los factores de éxito de la dieta destacan:

    Adoptar nuevos hábitos de vida saludables, con dietas personalizadas y la práctica de ejercicios, que sean recomendadas y supervisadas, en cada caso, por los expertos, quienes están a disposición para ayudar en los procesos de adelgazamiento, para reforzar la autoestima y compartir el éxito de los resultados, que siguiendo sus consejos están siempre garantizados. En la encuesta, los factores que han destacado al finalizar una dieta con éxito son: la constancia (85%), la motivación (58%) y el deporte (51%).

    En los factores de fracaso de la dieta destacan:

    La falta de información conlleva a comer mal, con ansiedad y descontrol horario, a deshoras, raciones desproporcionadas, una alimentación con exceso de grasas y bebidas gaseosas.

    Los malos hábitos alimenticios son los responsables del aumento de peso: saltarse una comida, en especial el desayuno, abusar de grasas saturadas, comer deprisa y sin masticar bien dificulta las digestiones y hace que engordemos.

    La encuesta demuestra que un 35,1% consultan a un especialista y un 49% se auto diagnostica.

    Son necesarias las campañas preventivas para reducir el número de afectados, incrementar el grado de conocimiento sobre esta patología e investigar sobre sus causas y consecuencias, para diseñar tratamientos que puedan paliar sus efectos.

    Es en este marco, el Instituto de Obesidad, con el doctor Adelardo Caballero al frente, cuenta con un equipo multidisciplinar, quienescon su esfuerzo, experiencia y plena dedicación, abarca un amplio ámbito de actuación con diferentes aplicaciones de tratamientos y terapias.

    En el Instituto de Obesidad, se realizan estudios preliminares de cada paciente, para confeccionar un diagnóstico personalizado y, en función del problema y de sus patologías particulares, se determinan las consultas de seguimiento, la nutrición y la terapia psicológica mas adecuadas.

    La obesidad es una enfermedad crónica, que se debe combatir para mejorar la calidad de vida de la población. Con gran preocupación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que las previsiones mundiales de obesidad para el 2030 se van a cumplir con quince años de antelación, en el año 2015.

    Educar y concienciar a la sociedad sobre la importancia que tiene llevar a cabo la dieta mediterránea, con una alimentación saludable, es una asignatura que todavía está pendiente en España.

  • La obesidad moderada, riesgo de muerte prematura

    Las crecientes cifras relativas a la obesidad y al sobrepeso han llevado, durante los últimos años, a la consideración del problema como pandemia, concepto que engloba a muchos países y a un gran número de habitantes de los mismos. Así, hoy en día un 60% de la población española se encuentra por encima de su peso, circunstancia que alcanza los 1.200 millones de habitantes a nivel mundial: un 20% de su población.

    En este contexto, cabe resaltar los importantes prejuicios que esta problemática supone para la salud, hasta el punto de que, como señalan un reciente estudio de la Universidad de Oxford, las personas con obesidad moderada tienen un 50% más de probabilidad de morir prematuramente que una persona de peso normal.

    Así, la obesidad puede ocasionar una serie de problemas de salud como hipertensión arterial, problemas respiratorios, depresión, trastornos cardiovasculares, así como diabetes mellitus II, y hasta la aparición de algunos tipos de cáncer. De este modo, la obesidad se configura como una causa de muerte cuando el paciente presenta una de las patologías antes mencionadas, ya que puede contribuir a que se produzcan complicaciones.

    Bajo este prisma, el Instituto de Obesidad alerta que, ante la modificación de hábitos de vida nacionales producidos durante las últimas décadas, la tendencia es que la obesidad siga aumentando y, con ella, los problemas derivados de la misma como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer –factores que reducen de un modo importante la esperanza de vida-.

4 artículo(s)