Producimos, comercializamos y exportamos aceite de oliva virgen extra
desde España a Europa y al resto del mundo. Tienda online

0item(s)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Product was successfully added to your shopping cart.
5

Freír

  • Freír con aceite de oliva virgen extra o la historia interminable

    La RAE define freír como “hacer que un alimento crudo llegue a estar en disposición de poderse comer, teniéndolo el tiempo necesario en aceite o grasa hirviendo”. Mucho se comenta, aún en pleno siglo XXI, si es conveniente o no freír con aceite de oliva virgen extra. Abundantes estudios e investigaciones nos hacen pensar que sí, pero cuando aún celebridades de los fogones lo desmienten, porque en la cocina nada es blanco o negro, hay que ponerse a trabajar y pensar que, efectivamente, no todo está claro.

    No vamos desgranar todos y cada uno de los motivos por los que nosotros freímos con aceite de oliva virgen extra, pero sí citaremos aquí algún dato para reafirma una costumbre que nuestras abuelas y bisabuelas tenían cuando nos hacían 'manojillos de boquerones' o unos 'pimientos fritos'.

    Según un estudio de la Universidad de Jaén, Se confirma que el aceite de oliva virgen extra presenta una mayor resistencia al proceso de fritura, según un estudio de la Universidad de Jaén que ha comparado las frituras de tres aceites: el de canola, cacahuete y oliva virgen extra.

    El estudio da pistas de por qué. Por un lado, por el gran número de antioxidantes presentes en el zumo de aceituna, contribuye en gran medida a que se degrade menos y de manera más lenta que los otros Por otro, se debe también a un menor porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados, como el omega 3 y a un mayor porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados, como el oleico (omega 9), uno de sus componentes principales. Así mismo porque el de oliva virgen extra produce menos compuestos tóxicos al freírse y tardan más en aparecer en comparación con el de cacahuete y el de canola

    Y por último, según concluye el estudio, el aceite de oliva virgen extra es el más adecuado por su estabilidad tras varias horas a altas temperaturas.

    Pero por si esto fuera poco, añadamos que, como soporta mejor que ningún otro, sin alterarse, las altas temperaturas, forma una capa más fina y consistente alrededor del producto frito, lo que impide la absorción de más aceite y retiene así los jugos; razón por la que mantiene los sabores y características del ingrediente principal.

    Seguimos. Según investigadores de la Universidad de Granada, la fritura en aceite de oliva virgen extra es la técnica culinaria que más aumenta la fracción fenólica de las hortalizas frescas incluidas en la dieta Mediterránea (patata, calabaza, tomate y berenjena), lo que supone una mejora de estos alimentos en el proceso de cocinado. Esto se debe a que se produce una transferencia de fenoles desde el aceite de oliva virgen extra hacia los vegetales, enriqueciéndose éstos con compuestos fenólicos exclusivos del aceite que no se encuentran presentes de forma natural en las hortalizas frescas.

    Cierto es que la fritura afecta, cómo no, a las notas organolépticas del virgen extra. Por eso, ante el 'mito' del precio, el aceite de oliva virgen, es un aliado perfecto para las frituras. Igual que el virgen extra, sus características organolépticas inferiores, permiten un ahorro en el fuego. Aunque en el mercado podremos encontrar calidades muy diferentes con los aceites de oliva virgen extra desde 4 euros hasta 25 euros. Será cuestión de elegir el que más nos guste. Así ocurre con las variedades. Los aceites de oliva virgen extra de la variedad picual tienen un elevado porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados (oleico) y gran cantidad de antioxidantes naturales que los hacen extraordinariamente estables (muy resistentes a la oxidación) e ideales para las frituras, pero teniendo más de doscientas variedades en España, hay donde elegir, porque sabemos que hay fanáticos de unos buenos huevos fritos en aceite de oliva virgen extra de la variedad royal.

  • Freír con aceite de oliva virgen extra aumenta los antioxidantes de las verduras

    Investigadores de la Universidad de Granada han demostrado que la fritura en Aceite de Oliva Virgen Extra es la técnica culinaria que más aumenta la fracción fenólica de las hortalizas frescas incluidas en la dieta Mediterránea (patata, calabaza, tomate y berenjena), lo que supone una mejora de estos alimentos en el proceso de cocinado.

    Según los resultados obtenidos en la tesis doctoral de Jessica del Pilar Ramírez Anaya, realizada bajo la dirección de las profesoras Cristina Samaniego Sánchez, Marina Villalón Mir y Herminia López-García de la Serrana, en el departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia en la Universidad de Granada, se puede afirmar que la fritura en aceite de oliva virgen extra es la técnica que produce mayores incrementos asociados de los fenoles, unos antioxidantes cuyo consumo previene patologías crónico degenerativas como cáncer, diabetes o degeneración macular.

    El objetivo de este estudio era determinar el efecto de la aplicación de diversas técnicas culinarias sobre la capacidad antioxidante y el contenido de compuestos fenólicos totales e individuales en las hortalizas consumidas de la dieta Mediterránea.

    Con esta finalidad, los investigadores diseñaron un experimento en el que cocinaron porciones de 120 gramos de cubos de patata (Solanumtuberosum), calabaza (Cucurbitamoschata), tomate (Licopersicumesculentum) y berenjena (Solanummelongena) sin semillas ni piel.

    El aceite de oliva virgen extra transfiere fenoles a los vegetales

    Las hortalizas fueron fritas y salteadas en aceite de oliva virgen extra, así como hervidas en agua o en una mezcla de agua y aceite de oliva virgen extra. Las verduras procesadas se mantuvieron en condiciones adecuadas para la determinación de humedad, grasa, materia seca y fenoles totales, así como la medida de la capacidad antioxidante por diferentes métodos. Paralelamente se completó el estudio con la determinación por Cromatografía Líquida de Alta Eficacia (HPLC, por sus siglas en inglés) del contenido de compuestos fenólicos individuales característicos de las hortalizas.

    Los resultados demostraron que el uso de aceite de oliva virgen extra durante la fritura de las hortalizas incrementa el contenido en compuestos fenólicos en las verduras, frente a otras técnicas culinarias como el hervido donde la transferencia de calor se produce a través del agua”, explica una de las autoras de este trabajo, la profesora de la UGR Cristina Samaniego Sánchez.

    Esto se debe a que se produce una transferencia de fenoles desde e laceite de oliva virgen extra hacia los vegetales, enriqueciéndose éstos con compuestos fenólicos exclusivos del aceite que no se encuentran presentes de forma natural en las hortalizas frescas.

    “Cuando el contenido de fenoles de la hortaliza cruda es alto, el contenido de fenoles totales se incrementa aún más si se incluye aceite de oliva virgen extra durante el procesamiento y la aplicación de tratamientos de hervido no afecta las concentraciones finales. Debemos de resaltar, por tanto, que la fritura y el salteado conservan y enriquecen la composición fenólica. El tratamiento culinario que incluye agua, puede ser recomendable cuando los alimentos son consumidos junto con el medio de cocción, y la adición de aceite de oliva virgen extra mejora el perfil fenólico y compensa las deficiencias de los alimentos crudos”, señala la investigadora.

    Fuente: Olimerca

  • Freír con aceite de oliva virgen extra

     

    The healthy benefits of extra virgin olive oil | iloveaceite

    El proceso de fritura preserva, en general, el valor nutritivo de los alimentos mucho mejor que otras técnicas culinarias: menor tiempo de actuación de la grasa caliente sobre el alimento y la no presencia de oxígeno en el proceso. Es obligado utilizar aceite de oliva virgen extra si queremos conseguir un excelente frito: el aceite de oliva virgen extra soporta mejor que ningún otro, sin alterarse, las altas temperaturas, forma una capa más fina y consistente alrededor del producto frito, lo que impide la absorción de más aceite y retiene así los jugos; razón por la que mantiene los sabores y características del ingrediente principal.

    Igual ocurre en los salteados con aceite de oliva virgen extra, los alimentos no resultan “encharcados”, pues la alta temperatura que soporta el aceite de oliva produce una coagulación de las proteínas superficiales del alimento, impidiendo la salida de sus jugos internos.

    En los asados al horno, rehogados y siempre que necesitemos altas temperaturas, tenemos que recurrir a aceites de oliva virgen extra de gran estabilidad, entre los que sobresale por derecho propio el picual.

    Los aceites de oliva virgen extra de la variedad picual tienen un elevado porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados (oleico) y gran cantidad de antioxidantes naturales que los hacen extraordinaria-mente estables (muy resistentes a la oxidación).

    Conservar los aceites en frío, preservarlos de la luz, evitar los “espacios de cabeza”, y sobre todo adquirir un aceite de calidad, con baja acidez, recién envasado y con gran cantidad de antioxidantes, como los de la variedad picual, son medidas de obligado cumplimiento en la alta cocina.

    *****************************

    Consuma siempre aceite de oliva virgen o aceite de oliva virgen extra. Asegúrese de la variedad que consume y la procedencia de la misma. Huya de referencias genéricas. Recuerde que la denominación comercial de 'aceite de oliva' lleva implícito la mezcla de aceites refinados con virgen, o extrañamente, virgen extra.

    Por su salud, evite el fraude.

  • El arte de freír con aceite de oliva virgen extra

    El arte de freír con aceite de oliva virgen extra | iloveaceite El arte de freír con aceite de oliva virgen extra | iloveaceite

    Sin lugar a dudas, el aceite de oliva virgen extra es el más saludable para realizar frituras: aguanta mejor las altas temperaturas y conserva mejor las propiedades. Las recomendaciones fundamentales a seguir son las siguientes: calentar el aceite de oliva virgen extra a fuego no muy fuerte, para evitar que se queme. De ser así, quemado, perderá sus propiedades y puede provocar digestiones algo pesadas.

    No debe utilizarse más de cuatro o cinco veces el mismo aceite de oliva virgen extra para freír, ya que de esta forma también pierde sus propiedades y las frituras no son igual de saludables sobre todo, si después de la fritura, quedan restos de alimentos. Éstos se quemarán y estropearán así la fritura.

    Lo ideal es colar siempre el aceite de oliva virgen extra antes de volver a utilizarlo (1). Un toque imprescindible de atención: jamás hay que mezclar el aceite de oliva virgen extra con otros tipos de aceites o mezclar aceite de oliva virgen extra nuevo con el usado.

    Y por último, y a tener en muy cuenta: una sartén gruesa distribuye mejor el calor por todo el aceite de oliva virgen extra, que una fina. En ésta última puede haber zonas que reciban más calor y el aceite de oliva virgen extra se quemará con más facilidad.

    Siguiendo estos sencillos consejos conseguirá disfrutar de la máxima calidad y propiedades del aceite de oliva virgen extra en sus fritos
    iloveaceite.com recomienda practicar la 'dieta mediterránea' basada en el consumo de aceite de oliva virgen extra.
  • Cómo dejar su aceite de oliva virgen extra limpio tras freír con él

    Cómo dejar su aceite de oliva virgen extra limpio tras freír con él | iloveaceite Cómo dejar su aceite de oliva virgen extra limpio tras freír con él | iloveaceite

    Si se desea que los alimentos empanados o rebozados queden más crujientes y menos aceitosos, se puede añadir una cucharada de agua por cada huevo batido. Una vez fritos, conviene colocarlos sobre papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de grasa.

    Para evitar que el aceite salte, deja flotar media cáscara de huevo muy limpia durante la fritura. Para comprobar si el aceite de oliva virgen extra está en su punto para freír, nada mejor que echar una miga de pan, que deberá dorarse, pero sin quemarse.

    Además, con el fin de impedir que el aceite salpique cuando se calienta porque tiene algo de agua el recipiente, hay que añadirle un poco de sal cuando comience a calentarse.

    Si la botella de aceite se ha espesado demasiado por el frío hay que sumergir la mayor parte de la botella en un barreño de agua caliente, pasados unos minutos se agita con fuerza y el aceite de oliva virgen extra quedará más fluido.

    En muchas ocasiones el aceite de oliva virgen extra usado queda turbio. Una forma de que quede transparente para luego poder colarlo y conservarlo limpio para otra ocasión es freír en el aceite turbio una ramita de perejil y colarlo después. Si sigue turbio se puede colar por un filtro de los que se utiliza para el café, una vez que el aceite se haya enfriado.

5 artículo(s)