Producimos, comercializamos y exportamos aceite de oliva virgen extra
desde España a Europa y al resto del mundo. Tienda online

0item(s)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Product was successfully added to your shopping cart.
5

¿Por qué los ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva virgen extra son saludables?

¿Por qué los ácidos grasos monoinsaturados del aceite de oliva virgen extra son saludables?

 

Los ácidos grasos son compuestos hidrocarbonados con un grupo metilo terminal y un grupo carboxilo. Los ácidos grasos de interés biológico son aquellos que contienen un número par de átomos de carbonos y pueden clasificarse de acuerdo al número carbonos o en función del grado de saturación de sus enlaces.

De este modo, podemos hablar de:
• Ácidos grasos de cadena corta (4-6 carbonos).
• Ácidos grasos de cadena media ( 8-12 carbonos).
• Ácidos grasos de cadena larga (14-18 carbonos).
• Ácidos grasos de cadena muy larga ( > 20 carbonos).

Por otra parte, y atendiendo al grado de saturación, los ácidos grasos se clasifican en:

Ácidos grasos saturados: no presentan ningún doble enlace en su cadena. Su procedencia es fundamentalmente animal, aunque algunos aceites vegetales como los de coco y palma los contienen de manera significativa. Desde hace décadas es conocido el papel aterogénico de este tipo de grasa.

Ácidos grasos monoinsaturados: poseen un único doble enlace en su cadena y se encuentra mayoritariamente en productos vegetales. El ácido graso monoinsaturado más abundante, representativo y con unos efectos más evidentes sobre la salud es el ácido oleico, componente mayoritario del aceite de oliva y presente también en frutos secos y otros aceites de semillas. El efecto cardiosaludable de los ácidos grasos monoinsaturados es asimismo de sobra conocido, ya que pueden tener una acción beneficiosa sobre el perfil lipídico, antitrombogénica y antioxidante.

Ácidos grasos poliinsaturados: presentan más de un doble enlace y, como en el caso anterior, pueden tener efectos antitrombogénicos e hipolipemiantes.

Cada tipo de ácido graso presenta unas propiedades características que van a condicionar tanto las cualidades físico-químicas de la grasa como su actividad biológica. De este modo, las grasas con predominio de ácidos grasos insaturados son líquidas a temperatura ambiente, por lo que comúnmente se denominan aceites. Por el contrario, las grasas con un 30-80% de ácidos grasos saturados son sólidas y constituyen los sebos y mantecas animales y algunas vegetales.

Por otra parte, los enlaces simples se configuran en posición trans, en tanto que los enlaces dobles lo hacen, en la mayoría de las grasas naturales, en posición cis. Esto origina una conformación espacial de la molécula diferente, lo que conlleva importantes repercusiones en la actividad biológica de las grasas que los contienen.

El aceite de oliva está compuesto en un 97-99% por triglicéridos y ácidos grasos libres. El ácido graso mayoritario es el ácido oleico, constituyente del 55-83% del contenido en ácidos grasos. Le siguen los ácidos grasos saturados que, en conjunto, suponen entre un 13 y un 21 %. El ácido más representativo es el ácido palmítico cuya presencia en el aceite de oliva varía entre el 11 y el 20 % de total de contenido graso. En menor proporción encontramos el ácido esteárico, con valores
que oscilan entre el 1 y el 3%.

Por último, la cantidad menor de ácidos grasos corresponde a los poliinsaturados, principalmente el ácido linoleico con un 4,5-22 %. En mínima proporción contiene ácido linolénico que, según la norma del CODEX para los aceites de oliva, no debe superar el 1,5 %, pero que según el reglamento comunitario debe ser inferior al 0,9%.

Información obtenida del trabajo 'El aceite: valor nutritivo' de Lucía Serrano y Concepción Lezcano.

Deja un comentario

Disculpa, debes identificarte para escribir un comentario.