Producimos, comercializamos y exportamos aceite de oliva virgen extra
desde España a Europa y al resto del mundo. Tienda online

0item(s)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Product was successfully added to your shopping cart.
5

comer bien

  • Casi todos los antioxidantes de la fresa residen en sus pepitas

    Casi todos los antioxidantes de la fresa residen en sus pepitas | iloveaceite

    Investigadores del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA), en colaboración con las universidades de Vigo (campus de Ourense) y de la Marche (Italia), han demostrado que el aquenio, es decir, las pepitas del fruto de la fresa, contiene la mayor cantidad de antioxidantes de éste. En concreto, un 81% del total contenido en la fruta. Estos compuestos se relacionan con una reducción del estrés oxidativo, implicado en los procesos de envejecimiento y muerte celular.

    El aquenio constituye el 7,5 por ciento del peso seco de la fruta de la fresa. “Por ello, resulta aún más llamativo que, pese a su tamaño, las pepitas contengan este poder antioxidante”, afirma a la Fundación Descubre la investigadora María Teresa Ariza, del área de Genómica y Biotecnología del Centro IFAPA de Churriana (Málaga).

    Los científicos han llegado a estos resultados a través de un proceso de simulación de una digestión realizado en laboratorio, lo que les ha permitido cuantificar los antioxidantes de aquenio y fresa que se liberan en el estómago e intestino. “Hemos realizado un estudio de bioaccesibilidad, para comprobar los componentes que estos productos desprenden en el estómago; y por otro lado, de biodisponiblidad, para conocer cuáles de éstos podrían pasar al torrente sanguíneo”, explica Ariza.

    Concretamente, los compuestos antioxidantes analizados en este trabajo han sido fundamentalmente fenoles, flavonoides y antocianos. “Éstos son algunos de los tipos de antioxidantes que hemos medido, aunque la fresa contiene más”, aclara la investigadora del IFAPA.
    Digestión in vitro

    La metodología empleada para llegar a estas conclusiones, publicadas en la revista International Journal of Molecular Sciences bajo el título ‘Strawberry Achenes Are an Important Source of Bioactive Compounds for Human Health’, hace referencia al proceso de simulación de una digestión in vitro.

    Ésta consiste en introducir en un vaso de precipitado – que son los que se utilizan principalmente en laboratorios para contener líquidos o sustancias químicas de distintos tipos – una cantidad determinada de fresas y aquenios con agua. Con una sonda se mide el ph o grado de acidez para disminuirlo a una cifra de 1.8, que es el mismo que tiene un estómago normal en ayunas. A esta mezcla, se le añade pepsina, la enzima encargada de digerir los alimentos. Todo esto es sometido a la misma temperatura del cuerpo, 36,5 – 37 grados centígrados.

    La composición se mantiene durante dos horas y de ella se extrae una pequeña porción de líquido, denominado fracción gástrica, que es la que se analiza y dónde se observan los compuestos antioxidantes que se desprenden del aquenio y de la fresa. “De esta forma, podemos saber qué parte de éstos se liberan e incluso podrían ser absorbidos por el organismo a nivel estomacal”, afirma la investigadora.

    El mismo procedimiento se ejecuta en la simulación de la digestión intestinal, la que se realiza en el intestino. “Colocamos en otro vaso de precipitado parte de la fracción gástrica junto a una membrana de diálisis. Ésta imita la pared del intestino delgado y cumple una función que, en primera instancia, podría acercarse a lo que ocurre cuando un alimento transita por este órgano. Con todo ello, conseguimos obtener una información más completa de lo que sucede en un proceso digestivo”, aclara María Teresa Ariza.

    Esta metodología ha permitido determinar que el aquenio, tras la digestión gástrica, libera una proporción de antioxidantes más elevada que la propia pulpa o parte roja de la fresa.

    Propiedades saludables

    Estudios anteriores han asociado el consumo de fresas con mejoras sobre la salud, como la prevención de la inflamación vascular, el estrés oxidativo, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer u obesidad. “Estas propiedades ya se les atribuían a la fresa pero no a sus aquenios, lo que aporta un nuevo valor añadido al fruto”, asegura María Teresa Ariza.

    La finalidad de este trabajo es destacar la importancia de la fresa en su conjunto, como un alimento saludable. Asimismo se pone de manifiesto el valor del aquenio como producto biosaludable por sí mismo. Actualmente, durante el periodo de recolección hay productos finales de campaña que no se recogen o alcanzan precios muy bajos. “Con la valorización del aquenio, éste podría tener una salida comercial en la industria de procesado como un subproducto de interés”, afirma Ariza.

    Esta investigación – financiada y apoyada por el IFAPA, con la colaboración del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) del Ministerio de Economía y Competitividad; del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDE); y del Fondo Social Europeo (FSE) – contempla dos fases posteriores. En la primera, se determinará si los antioxidantes liberados en el organismo son capaces de cumplir la actividad que se le atribuye. El siguiente paso se centrará en la función antioxidante de aquenios y fresas en células procedentes del hígado.

    iloveaceite US, american olive oil company based in San Antonio | Texas | United Estates

  • El 45% de los españoles no se preocupa por mantener una alimentación saludable

    Comer sano by iloveaceite

    El 45% de los españoles reconoce no prestar atención a su alimentación y el 62% ha intentado alguna vez seguir alguna dieta, según datos extraídos de un análisis realizado a nivel nacional por La Nevera Roja entre sus usuarios. Los españoles prestan poca atención a su dieta diaria y, a pesar de ser conscientes de la importancia que tiene comer de forma saludable, un 44% reconoce que solo toma una pieza de fruta al día, a lo que se une el hecho de que el 20% no realiza ningún tipo de actividad física.

    La Nevera Roja, consciente de la importancia de concienciar a la población para que adquieran unos hábitos de vida saludable, y de la mano del Dr. Jesús Román, profesor de nutrición en la Universidad Complutense de Madrid, ofrece una serie de consejos que debemos convertir en los mandamientos de nuestro día a día.

    “Comer a domicilio no está reñido con llevar un estilo de vida saludable, eso sí, hay que elegir los platos teniendo en cuenta sus características nutricionales, realizando una combinación adecuada de alimentos y siempre controlando la cantidad”, afirma Román. Esto coincide además con los datos extraídos del análisis de La Nevera Roja, que indican que más de un tercio de la población (41%) considera que pedir comida a domicilio está incluido dentro de las buenas prácticas alimenticias.

    Por este motivo, la plataforma española de comida a domicilio La Nevera Roja ha lanzado la guía ‘La Nevera Saludable’, con el objetivo de ayudar a mantener una dieta equilibrada a diario y mostrar cómo cuidarse cuando se trata de pedir comida a domicilio.

    Esta guía, que puede descargarse en su web, ofrece a los consumidores una serie de consejos prácticos y 7 menús, uno para cada día de la semana, realizados a base de platos que se pueden pedir a domicilio. Todos ellos cumplen con los requisitos nutricionales de una dieta equilibrada y pueden ser consumidos tanto en el almuerzo como en la cena. Y es que la cena es el momento preferido del día para pedir comida a domicilio. Así lo indican los datos del análisis, que revelan que el 88% de los usuarios piden comida a domicilio por la noche.

    Consejos de ‘La Nevera Saludable’

    El experto Prof. Jesús Román ha realizado una lista de 10 consejos saludables que debemos tener en cuenta a la hora de pedir comida a domicilio. Planificar las comidas, beber mucha agua y estar abierto a probar diferentes platos son algunos de ellos, ¡apunta!

    1. Planifica la semana. Siéntate tres minutos, coge papel, lápiz y planifica tu alimentación y la de los tuyos. ¿Qué vais a comer o a cenar esta semana? Solo son unas líneas básicas que podrás modificar si quieres, pero que te permitirá guiarte y no salirte demasiado del ‘guion’ saludable que te conviene.

    2. ¡Oblígate a comer sano! Las prohibiciones no son buenas, así que opta por las ‘obligaciones’ a la hora de comer. No olvides esto: toma a diario un plato de verdura (si te apetece añade además una ensalada), dos o tres piezas de fruta, toma aceite de oliva virgenextray elige el pan y la pasta integrales. Pide dos o tres veces por semana pescado, por cierto no olvides que el pescado azul es muy nutritivo y saludable. Selecciona las carnes magras y las aves, procura tomar platos de legumbres una o dos veces por semana y no será mala idea que tomes un puñadito de frutos secos para merendar.

    3. Atento a los modos de preparación. Sé razonable a la hora de elegir no solo los alimentos sino también la forma en la que son cocinados. Hay muchas que te irán bien casi siempre (al horno, cocidos, al vapor, parrilla, etc.) y otras que también puedes pedir pero de forma menos frecuente (fritos, con salsas pesadas, etc.).

    4. ¡Respeta las costumbres y la dieta mediterránea! Es decir, no dejes de desayunar y, siempre que sea posible, come sentado a la mesa, con familia o amigos. ¡Y sin la television encendida!

    5. ¿Y para beber? Agua. Está claro que la mejor bebida, es la base. Los refrescos y las bebidas con azúcar deberían consumirse de forma esporádica. Y si eres adulto, te gusta y no hay ninguna contraindicación (tener que trabajar después, conducir, algún problema de salud, etc.), puedes consumir bebidas fermentadas (vino, cerveza, sidra) siempre con moderación (1 o 2 copas como mucho).

    6. Olvídate de que el pan engorda. Una cantidad razonable no te irá mal e incluso ayudará a mejorar el perfil de tu dieta, eso sí: mejor que sea integral.

    7. Dulces en pequeñas dosis. Un postre dulce puede ser estupendo para celebrar algo, pero para el día a día es mejor que optes por la tradicional fruta.

    8. ¡No te pases con el salero! Habitualmente, los platos ya cocinados te llegarán en su punto justo de sal. Así que procura no usar el salero sin antes probar la comida. Recuerda que el abuso de la sal no es beneficioso para tu corazón.

    9. Atrévete a probar platos diferentes. Pedir comida a domicilio puede ser una magnífica oportunidad para probar aquellos alimentos que no te suelen apetecer, ¡dales una oportunidad! Así podrás tener una dieta más variada. Seguro que hay un cocinero excelente ahí fuera capaz de preparar de una manera sensacional y sabrosa esa verdura que te niegas a comer desde pequeño o ese pescado azul que no hay manera de que te apetezca.

    10. Descubre el ritual de comer. No olvides que en cocina habrán hecho todo lo posible para garantizar el óptimo estado de los alimentos que vas a comer, ¡no estropees su trabajo! Lo mejor es consumir enseguida tu pedido según llegue a casa. Pero si lo vas a consumir (todo o en parte) tiempo después, no olvides conservarlo en el frigorífico y calentarlo al momento de servirlo al menos a 65º C. ¡Ah! Y si eres alérgico a algún alimento, no olvides especificarlo al hacer el pedido y asegurarte de que te han entendido bien y de que ese plato, tal y como tú lo necesitas, está disponible.

    Si no tienes tiempo de cocinar o simplemente no te apetece, pedir comida a domicilio es una de las mejores soluciones y, además, con organización, también es muy saludable. Tan solo hay que tener en cuenta los consejos de los expertos en nutrición para seguir una dieta equilibrada y adquirir hábitos saludables sea tan sencillo como hacer clic y pedir los platos adecuados.

2 artículo(s)